Las Oraciones Más Antiguas, Mágicas, Efectivas y Poderosas

Enlaces Patrocinados

jueves, 30 de abril de 2015

GOZOS A LA VIRGEN DE LA FUENSANTA PARA CURACIÓN DE ENFERMOS Y FAVORES


¡Oh!, Virgen de la Fuensanta,
protectora del murciano.

Reina cuyo nombre encanta,
Madre de todo cristiano,
pura, limpia y siempre santa.
Dame auxilio, Madre mía,
dame tu gracia y amparo,
dame gozo y alegría,
para, con acento claro,
cantar tu historia este día.

Una devota mujer
que el teatro ejercitaba,
harta del mundo correr,
en una cueva se entraba
vida penitente a hacer.

Esta mujer, sin ultraje,
con gran cuidado guardaba
un cuadro de vuestra imagen,
y allí su culto aumentaba
con especial homenaje.

Ya que con dulce alegría
la cómica penitente
algunos años vivía,
murió muy piadosamente,
fiel en vuestra compañía.

Sola viniste a quedar,
pero no, sacra María,
que al vivir tu Hijo en tu altar
de tan dulce compañía
jamás se pudo apartar.

Mil coros le rodeaban
de ángeles y serafines,
que, dulcemente, entonaban
con flautas y violines
los himnos que ambos cantaban.

Este coro angelical,
esta suave armonía
un pastor llegó a escuchar,
y, rebosando alegría,
a Murcia vino a avisar.

En el camino encontró
el Convento capuchino,
al Guardián cuenta le dio
de este portento divino
que la cueva conservó.

Los de esta religión santa,
con alegría y contento,
en su satisfacción tanta,
se trajeron al Convento
vuestra efigie sacrosanta.

Cuando en el Convento estaba
hubo un grande resplandor,
y del cielo se escuchaba
el himno que celebraba
a la Madre del Señor.

Continuar leyendo...

El Cabildo, cuando vio
este milagro patente,
esta imagen reclamó,
más, en pleito, prontamente
el Convento la ganó.

Varios títulos buscaron
en medio de duda tanta;
cien mil cédulas echaron,
saliendo el de la Fuensanta,
que, con fervor, proclamaron.

Para que más se gozara,
se hizo seguidamente
a esta Reina Sacrosanta,
entre la Cueva y la Fuente,
templo que se consagrara.

Donde estás favoreciendo
al que implora tus piedades;
al murciano socorriendo,
pues curas enfermedades,
nuestros campos bendiciendo.

Por tu gracia tan divina
oye al mundo sus clamores,
tu favor a nos inclina,
que imploramos tus favores,
sacra estrella matutina.

Pues que aparecida fuiste,
Madre de todo cristiano,
y al murciano socorriste
con tu poderosa mano,
y a la huerta bendijiste,
haced que con santo celo,
¡Oh!, Virgen de la Fuensanta,
venga tu gracia y consuelo,
en Tí está nuestra esperanza:

 ¡Haz que subamos al Cielo!



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TEXTOS RELACIONADOS

COMPRA EL PODEROSO TALISMÁN PIEDRA DE ARA PARA ATRAER DINERO Y AMOR A TU VIDA:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
© ORACIONES ANTIGUAS TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©