Las Oraciones Más Antiguas, Mágicas, Efectivas y Poderosas

Enlaces Patrocinados

miércoles, 2 de agosto de 2017

ENIGMATICA RUEDA MEDIEVAL DE ORACION QUE MUESTRA EL CAMINO HACIA DIOS



El Libro del Evangelio de Liesborn y su Misteriosa Rueda de Oraciones

La Rueda de Oraciones de Liesborn fue descubierta recientemente en la primera página en blanco de una copia del Libro del Evangelio de Liesborn. Fue éste un hallazgo poco común en una obra que ya de por sí constituye una rareza. Este volumen medieval es el único de las cinco copias conocidas de esta obra que presenta esta insólita circunstancia en su primera página. Debido a esto, entre otras razones, es por lo que se le considera uno de los Evangelios más valiosos del mundo. Si un eventual vendedor pidiera un precio por él, por ejemplo, se calcula que rondaría los 6,5 millones de $.

  ¿Qué es exactamente la Rueda de Oraciones de Liesborn y cómo ha llegado hasta nosotros?

La Abadía de Liesborn: su Discutida Fundación y sus Mundanas Monjas.

Liesborn está situado en lo que hoy es el municipio de Wadersloh, en el distrito de Warendorf del estado de Renania del Norte-Westfalia, en Alemania. Este lugar quizás sea principalmente conocido por su anterior abadía Benedictina, la Abadía de Liesborn. Según la antigua tradición, el monasterio fue fundado en el año 785 de nuestra era por Carlomagno, por aquel entonces emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. En el registro de defunciones de Liesborn, sin embargo, dos laicos, Bozo y Bardo, son citados como fundadores del monasterio. También se ha planteado la posibilidad de que el monasterio fuera fundado 30 años más tarde, en el 815.


En un principio, la Abadía de Liesborn funcionó como convento para mujeres. Pero parece ser que con el paso del tiempo, el comportamiento de las monjas fue volviéndose cada vez más mundano. A consecuencia de ello, fueron expulsadas en el año 1131 por Egbert, Obispo de Münster. En su lugar se instaló en el hasta ahora convento una comunidad de monjes Benedictinos. Pero curiosamente, fue justo en la época en la que las monjas estaban a cargo de la Abadía cuando fueron creados los famosos Evangelios de Liesborn.

El Evangelio de Liesborn, un Libro Único. 

Basándose en detalles estilísticos del texto, los expertos han determinado que el Evangelio de Liesborn fue escrito hacia el final del siglo X. También se ha especulado con la posibilidad de que esta obra fuera encargada por una abadesa de nombre Berthildis para las damas de alta cuna que ingresaban en el convento. Durante la Edad Media, los Libros de Evangelios eran considerados la encarnación física de la Palabra de Dios, y no se escatimaban gastos para protegerlos con elaboradas encuadernaciones. El Libro del Evangelio de Liesborn no era una excepción.

La encuadernación de este libro nos muestra la imagen de una Crucifixión labrada en una gruesa plancha de madera de roble. Aunque se ha observado que la cubierta actual sustituyó en el siglo XV a la original, se le sigue considerando una obra de una rareza excepcional, incluso una pieza única. En cada una de las esquinas de su cubierta hay un símbolo que representa a cada uno de los Evangelistas – un ángel para Mateo, un león para Marcos, un buey para Lucas y un águila para Juan. Inicialmente, las tapas del libro estaban decoradas con diversos colores: dorado, rojo, azul y otros. A día de hoy solo se conservan el rojo y el azul.

Escrito por el Diácono Gerwardus

El nombre del artesano que realizó esta impresionante encuadernación se ha perdido en la historia, como también los nombres de muchos de los escribas que copiaron este Evangelio. Sin embargo, curiosamente, uno de estos escribas decidió firmar en este Evangelio para la posteridad, en un acto que se considera muy poco común para la época. En la parte inferior de la página 337 encontramos un texto cifrado mediante un sencillo código en el que las vocales son sustituidas por consonantes. Se cree que esta clave puede entenderse como un gesto de humildad o quizás como un alarde de ingenio. La traducción de la firma es la siguiente: “El diácono Gerwardus escribió este libro en el primer año de su ordenación."

La Adición de la Enigmática Rueda de Oraciones

Aunque el Evangelio de Liesborn fue escrito hacia el final del siglo X, se ha planteado la posibilidad de que la rueda de oraciones incluida en él fuera añadida posteriormente, en algún momento del siglo XII. Esta rueda de oraciones fue escrita en Latín, y dispuesta en varios círculos concéntricos. Los círculos más exteriores contienen la siguiente instrucción: “El orden del diagrama aquí escrito enseña el camino de vuelta a casa”. El círculo siguiente contiene las palabras “Siete Peticiones”, y en su interior se pueden encontrar citas del Padre Nuestro a modo de radios dentro de la rueda. En el tercer círculo podemos leer “Dones del Espíritu Santo”. Estos dones están escritos en rojo como radios de este círculo, así como siete acontecimientos de la vida de Jesús, aunque estos escritos en negro. En el siguiente círculo aparecen los nombres de siete de los grupos bendecidos en las Bienaventuranzas. En el lado opuesto a cada grupo se puede leer su recompensa. Finalmente, la palabra “Deus”, Dios, ocupa el centro de la rueda.

Pese a todo, la Rueda de Oraciones del Evangelio de Liesborn no es una obra única en el mundo, ya que existen otros cuatro diagramas similares conocidos que han sobrevivido hasta nuestros días. Sin embargo, nadie sabe realmente para qué se empleaban. Se ha conjeturado que una de las maneras de utilizar esta rueda de oraciones es fijar la atención en las palabras de cada círculo concéntrico, empezando por el centro o acabando en él. Otra posible forma de hacerlo es ir siguiendo con la lectura cada uno de los radios de la rueda para así meditar en la propia oración. De todos modos, sin las instrucciones de la persona o personas que crearon esta rueda de oraciones, puede que jamás sepamos con certeza la forma en que se supone que debía emplearse.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
© ORACIONES ANTIGUAS TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©