Las Oraciones Más Antiguas, Mágicas, Efectivas y Poderosas

sábado, 10 de marzo de 2018

ORACIÓN DE LOS SÁBADOS


 Aquí me tenéis, Señor,
fatigado bajo el enorme peso de mis miserias.
 
Lejos de Vos,
todo es amargura y muerte.
Nada hay en el mundo
que pueda saciar mi corazón.
 
¡Qué mar inmenso de amargura
inundaría el Corazón de vuestra tierna Madre
y el de su santo esposo,
cuando os perdieron por tres días!
 
Sólo Vos, Señor,
habéis podido medir ese océano de dolor.

Bendita Madre, Vos y vuestro casto esposo,
perdisteis a vuestro Hijo sin culpa vuestra,
¡ Y aún así vuestra angustia fue incalculable!
 
Obtenedme por vuestra amargura
que jamás pierda a mi dulce Dueño por el pecado,
y, si por mi flaqueza alguna vez lo pierdo,
que a vuestro ejemplo
lo busque sin tardanza por el arrepentimiento.

Sí, mi divino Salvador,
cuándo mis infidelidades
os hayan alejado de mí,
iré presuroso a vuestra casa santa,
seguro de encontraros lleno de clemencia
en este tabernáculo,
trono de vuestra misericordia,
desde el cual junto con el perdón,
me daréis la gracia
de no separarme jamás de Vos.
 
Amén.
 
 


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
© ORACIONES ANTIGUAS TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©