Las Oraciones Más Antiguas, Mágicas, Efectivas y Poderosas

sábado, 21 de abril de 2018

A SAN RAMÓN NONATO, ORACIÓN PARA HACER UNA PETICIÓN

 
Padre, Dios y Señor mío,
yo os doy infinitas gracias
por todos los favores que hicisteis
al Glorioso San Ramón Nonato;
por cuyos méritos os suplico humildemente,
que así como fuisteis tan liberal
con el Glorioso Santo Cardenal,
lo seáis en esta ocasión conmigo,
concediéndome el despacho de la petición
que solicito en esta plegaria,
para más serviros y amaros.
 
Amén.

Aquí se rezarán tres veces el Padre nuestro.
el Ave María, y Gloria Patri.


Gloriosísimo San Ramón Nonato,
de todo corazón me gozo
de que la Majestad Soberana de nuestro Dios y Señor
os haya hecho tan grande Santo,
adornándoos con tantas prerrogativas y mercedes,
de todas las cuales doy a la Santísima Trinidad
infinitas e inmortales gracias,
y a vos Santo mío, mil parabienes.


Gozad, Santo prodigioso,
por una eternidad de eternidades
de estos admirables favores,
por los cuales, y por la sangre que vertieron
vuestros santos labios
en el penoso martirio del candado,
y por la que derramó nuestro Redentor Jesucristo,
suplico humildemente
intercedáis ante la Divina Majestad
por el aumento de la Santa Fe Católica
extirpación de las herejías,
quietud y sosiego de estos Reinos,
victoria contra infieles,
 y libertad de los pobres Cautivos cristianos.

También Santo mío os pido
con todo  afecto y rendimiento,
seáis mi intercesor
 para que así como perseverasteis
muchas horas vivo dentro del cuerpo
de vuestra madre difunta,
por cuyo lado saliste para consuelo del mundo,
así esta mi pobre alma persevere
viva en la vida de la gracia
dentro de la cárcel de este corruptible cuerpo,
 y salga de él a su tiempo en paz,
para alabar a Dios en compañía de los Angeles
y de los Santos por toda la eternidad.
 
Y para que mejor lo pueda conseguir,
os suplico me alcancéis Santo mío,
el favor que ahora os voy a pedir:
 
(Aquí se hará, la suplica de la gracia o favor,
que cada uno desea alcanzar,
deteniéndose un poco, y después dirá)
 
Así confío lo haréis, amantísimo Padre mío,
pues de Vos se dice alcanzáis de Dios
todo cuanto vuestros devotos os piden,
y que han llorado vuestras imágenes,
estando ellos afligidos.


Pero si acaso ha de ser
para mayor gloria de Dios,
y bien de mi alma,
el que se dilate, o no consiga la gracia que deseo,
alcanzadme, Santo mío, perfecta resignación
en la voluntad de mi Dios y Señor,
para que así quede mi alma en paz,
mientras el Señor me conservare la vida,
y después, por medio de una dichosa muerte,
llegue a gozar las delicias de la eterna Patria.
 
Amen.


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
© ORACIONES ANTIGUAS TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS ©